¡Marketing Alternativo, Flashmob!

Al principio los flashmob se crearon para entretener y divertirse, su pronta aceptación y viralidad llamaron la atención en el mundo del marketing y la publicidad, en los cuales cada vez han tenido mayor protagonismo e importancia como estrategia para los consumidores. Los Flashmobs son cada vez más usuales ya que permite utilizar de formar creativa, los medios y canales de vídeo para mostrar al mundo su propuesta. Este tipo de acciones de “multitud instantánea” son organizadas de forma estratégica y coordinada en las que suelen participar un gran número de personas que realizan una acción inesperada o fuera de lo común e inmediatamente se dispersan. La convocatoria debe realizarse vía redes sociales, blogs, cadenas de mails o SMS, aunque el verdadero secreto del éxito reside en la más antigua de las técnicas: el boca a boca.

Estas intervenciones repentinas tienen una fuerte herencia de la corriente conocida como Performance art (o arte en vivo), que engloba movimientos artísticos tales como el arte conceptual y los happenings. Según esta corriente la obra es la acción, y el efecto de la misma se basa en el asombro, la improvisación y el sentido de la estética.

El Performance Art tuvo su auge durante la década de los ‘70s, pero a partir del éxito masivo de los flash mobs se generó una especie de revival en todo el mundo: pillow fights, abrazos gratis, “tiroteos”, coreografías multitudinarias, o congelamientos, son todos ejemplos de una misma tendencia en expansión.

Flash mobs publicitarios

La publicidad, bajo su premisa “renovarse o morir” no tardó mucho en descubrir el enorme potencial de los flash mobs en materia de generar buzz y repercusión mediática.

En enero de 2009 la compañía inglesa de telefonía movil T-mobile decidió utilizar este recurso para su nueva campaña, creada por Saatchi & Saatchi. Bajo el slogan “Life is for sharing”, la marca convocó a 400 bailarines (después de unas 10 mil audiciones) que irrumpieron en la Estación de Liverpool en hora pico. Más parecido a una superproducción que a un movimiento espontáneo, se mezclaron entre la gente para bailar la T-dance: un mashup de 8 temas clásicos filmado a 10 cámaras y editado en forma de comercial. Ya al día siguiente viralizaba la blogósfera como refuerzo de la campaña en TV. La T-dance fue un éxito: al día de hoy lleva más de 15 millones de views en Youtube, llegando a mercados en donde la marca ni siquiera tiene alcance.

La lucha por impactar a un consumidor cada vez menos impresionable impulsa a las empresas a renovarse constantemente, empleando grandes dosis de creatividad, lo que el cliente agradece mostrando cierto grado de afinidad hacia la marca. De esta forma, la marca recrea una nueva experiencia emocional donde el consumidor sorprendido, se siente protagonista e incluso puede dejarse llevar para ser partícipe de este tipo de acciones.

Aquí les dejamos vídeos con ejemplos excelentes del Flashmobs:

The T-Dance

A Dramatic Surprise On A Quiet Square

La Pire Haleine du Monde

L’Effet Wouaaah avec le soin Q10+ Texture Légère de NIVEA

 

http://www.puromarketing.com

http://tabascogroup.com

Anuncios