El social commerce llegó para quedarse

 IMAGEN-3

Las empresas ya no están apostando a conseguir solamente un clic en las redes sociales, lo que desean es conseguir más ventas directas a través de estas útiles plataformas.  Y lo están logrando.

 

La relación entre la interacción social y el comportamiento de compra está cada vez más y más cercana gracias a la influencia que han generado las redes sociales. El social commerce surge en el entorno digital desde el momento en que las personas basan su decisión de compra en la información que encuentran en Internet. Como por ejemplo: la experiencia de otros usuarios, comparaciones de precios, catálogos de productos, videos explicativos, etc.

 

En esta época, los consumidores son mucho más inteligentes, no se conforman con recibir la información detallada que solicitan, también  tienen la necesidad de comunicarse con las marcas y su expectativa es obtener una respuesta inmediata.

 

Por ello, es primordial que las empresas planifiquen y se preparen con herramientas y recursos que permitan brindar esa atención que buscan los usuarios. El principal objetivo, es generar una agradable experiencia de compra y que ese mensaje sea replicado a su comunidad de amigos.

 

Una tendencia en crecimiento

El social commerce está en pleno auge y ha venido a complementar al eCommerce, tanto así, que  Facebook  y Twitter anunciaron este año, que están trabajando en el desarrollo de una modalidad de compra desde sus plataformas.  Seguramente el 2015 será el año que marcará el punto de partida y le abrirá nuevas posibilidades a las marcas y a los consumidores.

 

Veremos entonces que las empresas irán buscando la forma de alinear sus estrategias de negocio al entorno digital para ampliar su campo de ventas tanto offline como online. Para ello, es necesario que establezcan una constante interacción con el público, que le den un espacio para expresar sus opiniones sobre los productos o servicios que ofrecen, que resuelvan sus dudas e implementen la incorporación de tecnología de punta que propicie la venta online en las redes sociales en el momento preciso.

 

¿Cómo impulsar y atraer al usuario para lograr un mayor impacto?

FOTOFUENTE

La publicidad continúa siendo una herramienta muy efectiva para provocar la acción de compra del consumidor. En esta oportunidad recordaremos dos estrategias que al combinarlas son muy efectivas dado que logran un mayor impacto  y penetración de las marcas a la hora de comercializar productos o servicios.

 

Estrategia para impulsar

Una estrategia para impulsar está relacionada con las ofertas, los incentivos y los descuentos especiales; funciona perfectamente para promover tanto los productos o servicios y así lograr ventas adicionales. Uno de los aspectos importantes de este método, es el hecho de que las tiendas le dan un lugar privilegiado a las marcas que ofrecen ofertas para que los consumidores puedan aprovecharlas.

 

Estrategia para atraer

Está elaborada especialmente para provocar la demanda en los clientes, pero también influye en los distribuidores, quienes se verán en la necesidad de abastecerse para ofrecer el producto al consumidor final. Por lo general, este tipo de estrategia se implementa en campañas de expectativa, novedades, lanzamientos o presentación de nuevos productos.

 

Estrategia combinada, un mayor impacto

Es simplemente la aplicación de la estrategia de impulsar y atraer en forma simultánea. Además de lanzar una campaña publicitaria dirigida a quienes distribuyen el producto o servicio, también se implementa paralelamente una que motive a los consumidores.  Como resultado, se logra que todo el proceso de la venta se realice exitosamente.

 

Beneficios de la estrategia combinada:

  •   La unión hace la fuerza: si bien las campañas publicitarias individuales producen resultados positivos, al combinarlas se logra un mayor impacto que se puede observar cuando el índice de ventas se incrementa.
  •   Inversión bien aprovechada: al aplicar una campaña de publicidad combinada la inversión será un poco más elevada que una convencional, pero definitivamente dará como resultado una mayor ganancia y resultado más productivo.
  • Presencia de marca: impulsando  una campaña publicitaria para atraer, se incrementará la presencia de la marca e irá formando una buena reputación, ganando la confianza de los distribuidores y la preferencia de los consumidores.

Como dice el dicho: ¡entre más conocido es el camino, más transitado se vuelve!

 

El anuncio no me generó llamadas…

Por: Néstor Ahumada

Escritor invitado

 

Muchos anunciantes expresan descontento al no recibir llamadas de clientes posterior a una publicación. La verdad es que una compra  depende muchas veces de factores paralelos a la publicidad, como la sicología y el ciclo de compra del consumidor.

Los productos, las marcas y aún las empresas  que los fabrican, se conciben hoy como organismos vivos. Como tal, están sujetos a un ciclo de vida que determina cómo interactúa en el mercado.

Pero también, existe un ciclo en el mercado que a veces no se considera tanto como el  del  producto.  Es el  proceso de compra del  consumidor y se refiere a  las progresiones que suceden en una persona durante la adquisición de un producto o servicio.

Determinar y conocer con precisión en qué fase de su ciclo de compra se encuentran los productos que anunciamos, es tan fundamental como el ciclo que da seguimiento a su vida. Después de todo, la compra se efectúa en el tiempo y a conveniencia del consumidor, no del producto ni de su comunicación.

Imagine por ejemplo un ejecutivo que acaba de recibir un generoso aumento de sueldo y decide mudarse a un sector más atractivo, comprar un nuevo iPad e invitar a cenar a su pareja para celebrarlo.

La psicología de la compra comienza, desde el momento en que el consumidor identifica una necesidad o deseo, hasta que acciona en el mercado y los comportamientos posteriores a la compra.

El proceso que este individuo seguirá para efectuar cada una de las 3 compras, será muy distinto basado en la naturaleza de cada producto, el grado de involucramiento que destinará a cada una y la inversión que representará  adquirirlos.

Es evidente que el cambio de casa tendrá un ciclo más largo que la compra del iPad mientras que la cena se puede definir en unos cuantos días u horas. Identificar cómo madura la decisión de compra es clave para diseñar mensajes que como una bola de nieve, sumen valor a nuestra marca hasta que el consumidor esté listo y decidido a comprar.

Idealmente, la estrategia debería convertir al producto en una referencia constante que el consumidor irá considerando con creciente seriedad por sobre el resto de competidores.

La frecuencia publicitaria se vuelve decisiva  para aumentar las  probabilidades de que mi producto y marca sean los seleccionados por el consumidor. En definitiva, no se trata de recibir una llamada del consumidor, sino de llamarlo constantemente hasta que conteste.

 

La Unión Guatemalteca de Agencias de Publicidad es una entidad no lucrativa que agrupa a 21 empresas,  a través de las cuales se pauta aproximadamente el 80% de la inversión publicitaria del país. (www.ugap.com)

Neuromarketing (primera parte)

Por: Sergio Dueñas

http://www.consumer-ca.com

Últimamente se oye hablar mucho de la palabra neuro algo; neuromarketing, neuro ventas, neuro lo que sea. Las preguntas son: ¿Es este asunto real? ¿Tiene un sustento? ¿Es otra estrategia de mercadeo para vender? Poco puedo decir sobre varias de ellas, pero asumo que tienen relación con teorías relativas a la comunicación como la sociología, psicología, semiótica o lingüística, y quizá algo de neurociencia cognitiva. ¿Ve tú a saber?

Ahora, en relación a neuromarketing, ya hemos incursionado en el campo y creo que es importante para los “marketeros” conocer más sobre ello, entenderlo y diferenciar qué se puede y qué no.

Para entender mejor el asunto, debemos tener un contexto, y en este caso es la neurociencia. La neurociencia estudia el sistema nervioso y el cómo sus distintos elementos interactúan para determinar la conducta. Esto implica el estudio del cerebro humano, sus redes neuronales, las operaciones de neurotransmisión y otro montón de procesos muy complejos.

En teoría, a través de la neurociencia se han descubierto asociaciones existentes entre la actividad de ciertas redes neuronales ubicadas en lugares específicos del cerebro humano y una cantidad de reacciones o “emociones”. Por ejemplo, la actividad en cierta área del cerebro ante un estimulo puede significar que la persona disfruta algo, aunque no lo exprese verbalmente.

Pero, ¿cómo identifica la neurociencia esta actividad a nivel de las redes neuronales? A través de una diversidad de equipos tecnológicos como encefalógrafos, resonancia magnética, magnetoencefalografía, o tomografía de emisión de positrones, entre otros. La mayoría son equipos muy costosos y con poca factibilidad de uso para efectos de evaluaciones mercadológicas.

Sin embargo, con el tiempo se han desarrollado tecnologías más accesibles (y menos invasivas), que de alguna manera han facilitado que se incursione experimentalmente en el área de la neurociencia para causas más triviales, como lo son el mercadeo de productos.

Posiblemente la herramienta más utilizada en el neuromarketing en la actualidad sea el encefalógrafo, aunque también se utilizan otros aditamentos que no son precisamente neurocientíficos, pero que se utilizan para medir respuestas a nivel fisiológico, y usualmente forman parte del conjunto de herramientas de investigación en los estudios de neuromarketing, estos son el eye tracking, el galvanómetro y el reconocimiento facial, entre otros.

Entonces, ¿en qué consiste el neuromarketing?

A mí me gusta mucho la definición que da Kevin Randall, ejecutivo en una empresa que brinda estos servicios en USA y que define el neuromarketing como “la práctica de usar tecnología para medir la actividad cerebral en los consumidores, para utilizar esa información en el desarrollo de productos y comunicaciones”. Me gusta la definición porque no sobre promete y porque no desestima las metodologías de investigación tradicionales.

Continuará…

La Unión Guatemalteca de Agencias de Publicidad es una entidad no lucrativa que agrupa a 21 empresas, a través de las cuales se pauta aproximadamente el 80% de la inversión publicitaria del país. (www.ugap.com)

Cinco tendencias en el diseño de logotipos

Actualmente, los profesionales tratan de romper con todos los paradigmas de lo ya visto y las reglas convencionales en diseño para lograr nuevas técnicas en el campo de las artes de crear un logotipo, con el objetivo de inspirar a nuevas generaciones y masas completas estableciendo nuevos parámetros que no tienen límites ni restricciones.

Un logo es el elemento principal al momento de entablar un punto fuerte en los negocios, es el elemento esencial que habla gráficamente en nombre de una corporación, empresa o persona. Un logotipo mantiene en posición representativa la perspectiva exterior de una compañía con el mercado.

Para la creación de una obra maestra y nuevas tendencias, se necesitan romper la cáscaras y pensar lateralmente. Por lo que continuación, te presentamos nuevas cinco maneras de hacerlo en cuanto al diseño de logotipos que se estarán utilizando en el 2014:

Uso de figuras geométricas

En el diseño del logotipo, el estilo polígono geométrico es una de las técnicas más comunes que se utilizan en estos días, la variedad de color, el juego de sombras y el traslucido de las formas son algunas de las características que la colocan en la mira del diseño este año.

Imagen

Uso correcto y aprovechamiento del espacio negativo

La técnica del espacio negativo se utiliza de forma repetitiva por los diseñadores con el fin de dar un nuevo toque y simplicidad en los diseños de logotipo. Se manifiesta cuando se usa el espacio de alrededor para dar dos y más significados dentro de una misma área.

Imagen

Uso del 3-d

Los logos están diseñados para dar un efecto 3D pero en realidad continúan en forma 2D, el objetivo es mantener una frescura y modernidad tecnológica.

Imagen


Uso de figuras imposibles

Otra nueva técnica que se utiliza para dar un significado de infinito a los diseños de una marca a través de una insignia. Las marcas de moda urbana, agencias y empresa nuevas apuestan por estos diseños de logotipo.

Imagen

Uso de mezcla de líneas

Varias líneas conjugadas para formar algo en forma respectiva es una nueva técnica en logotipos y se espera que continúe en ascenso. El aspecto es similar a una huella digital.

Imagen

Sobre la física de la comunicación

Joan Costa

Grupo Iberoamericano de

Estudios de la Comunicación Institucional,

GIECI

 

El físico Jorge Wagensberg es profesor de Teoría de los Procesos Irreversibles de la Universidad de Barcelona. Para algunos, este enunciado resulta un tanto exótico, pero lo cierto es que en la física es, precisamente donde se dan estos procesos sin marcha atrás de modo más evidente y entendible.

Con un grupo de amigos, integrado por Edgar Morin y Michel Maffesoli, entre otros, publicamos en 1989 el libro “La phisique des scienceshumaines” (Ediciones Oberlin, Estrasburgo). Dijimos en él que si existe una física de la ciencia humana, incluye necesariamente una física de la comunicación. Por eso, recomendamos, conviene que el Director de Comunicación (DirCom) se mantenga atento a los procesos irreversibles que se dan en su propio territorio, el de la información.

Recordamos, ayer y hoy, que cualquier mensaje contiene información. Es su parte útil, en términos de novedad. Se suele centrar la cuestión en la “cantidad”, pero no hay que dejar de lado la “calidad” de la misma. Del latín informatio (concepción, idea), y de informo (formar, modelar), se desprende que informar es “el acto por el cual una mente forma o modela una idea en la mente de otro”. El efecto de esta acción no tiene vuelta atrás, la información es irreversible, porque el contenido del mensaje ya ha sido absorbido y ha impregnado la mente del receptor.

(Consciente de que esta explicación puede resultar un tanto engorrosa, Costa pone como ejemplo una noticia oficial publicada en los periódicos españoles en enero de este año, acerca de la dimisión de un funcionario del Ministerio del Interior. Noticia que se atribuyó a un “error humano” que trató de ser anulada y corregida por la misma repartición pocos minutos después, y que derivó en algunas contradicciones que complicaron su credibilidad).

Moraleja: no es ético, ni posible, borrar de la memoria social lo que ha sido previamente informado, sólo declarando su anulación. El caso citado, que por otra parte no resulta una excepción en el terreno de la política, a juzgar por lo que dicen y desdicen los políticos en sus blogs, demuestra la imposibilidad de la reversión de hechos reales y concretos a su estado anterior de existencia. Pero también pone en evidencia la grosera pretensión de declararlos anulados por orden superior. Autoritarismo más democracia más Kafka. Peor imposible.

Aprovechemos este ejemplo para enriquecer este principio de irreversibilidad con otros propios de la comunicación misma: 1) La comunicación es acción de débil energía, y 2) Pero al mismo tiempo capaz de desencadenar reacciones de fuerte energía, incluso de consecuencias considerables.

Por supuesto, hay ejemplos mucho más dramáticos de esta acción de débil energía que desencadena consecuencias fuertes. Basta con tener en cuenta los casos de firmar una declaración de guerra, autorizar una pena de muerte, u ordenar “¡Fuego!” al batallón de ejecución.

 La Unión Guatemalteca de Agencias de Publicidad es una entidad no lucrativa que agrupa a 21 empresas,  a través de las cuales se pauta aproximadamente el 80% de la inversión publicitaria del país. (www.ugap.com)

 

Diseño, marcas y el efecto ancla

El diseño constituye una de las más potentes armas de diferenciación de una marca, y por tanto aporta valor. En psicología se utiliza el término “autogregarismo “ para definir un comportamiento que se da cuando creemos que algo es bueno o malo basándonos en nuestro propio comportamiento previo.

 Dan Ariely lo explica de la siguiente manera: “Consiste en que, cuando nos convertimos en la primera persona en la cola de un restaurante, empezamos a hacer cola detrás de nosotros mismos en futuras experiencias posteriores, porque hemos creado un inicio de conducta”.

¿Qué tiene que ver esto con el diseño y la creación y gestión de marcas? Pues básicamente todo, bajo esta conducta humana subyace una idea esencial en la construcción de marcas, detecta un momento clave en el comportamiento del ser humano, el momento en el que decide ponerse a la cola del restaurante por primera vez. Y se provoca una continuidad.

Dan Ariely utiliza un ejemplo perfecto para entenderlo:
Imagínate que una tarde tienes que salir a hacer una gestión, estás muerto de sueño y necesitas desesperadamente una dosis de energía líquida. Pasas por delante de un Starbucks (supongamos que no conoces la marca, o al menos no la conoces en profundidad), observas el escaparate y entras. La semana siguiente pasas de nuevo por delante de Starbucks.

¿Entrarás nuevamente? El proceso ideal para tomar esta decisión debería tener en cuenta la calidad del café (Starbucks vs Bar de la esquina), los precios de los dos sitios, y obviamente el coste (o valor) de caminar unos cuantos metros más hasta el bar de la esquina. Se trata de un cálculo algo complejo, de modo que, en lugar de ello, recurre a un planteamiento más sencillo: “Ya he venido antes a Starbucks antes y he disfrutado de su café, de modo que para mí es una buena decisión”. Así que entras y tomas otra taza de café.

Ahora que el consumidor se ha acostumbrado a ir a Starbucks, asciende a una nueva curva de consumo, otros cambios se vuelven más sencillos: puede que pase de la taza pequeña a la mediana, o del café americano al frapuccino.
Si el consumidor pensara en ello no tendría claro si vale la pena gastar ese dinero en tomar café en Starbucks, pero ya no piensa en esas disyuntivas, ha tomado esa decisión ya muchas veces. Esto es el efecto ancla.

Lo interesante de esta historia es como alguien pasa de tener su ancla inicial en el bar de la esquina, al Starbucks. Pues en gran parte este cambio es gracias al diseño.

Cuando Howard Shultz fundó Starbucks trabajó para diferenciar Starbucks del típico establecimiento estadounidense como Dunkin’ Donuts, no por medio del precio, si no de la atmósfera. En consecuencia diseñó Starbucks para que pareciera una auténtica cafetería de estilo europeo.
Y esto es lo que ve el consumidor a través del escaparate, esto es lo que hace que decida entrar o pasar de largo, este es el detonante para pasar el ancla del bar de la esquina al Starbucks.

Evidentemente en la repetición entra en juego de forma primordial la experiencia (otro tema que al menos al principio cuidaba mucho Starbucks), pero romper la barrera es un asunto donde entra el juego casi únicamente el diseño, es cierto que el olor a café juega un papel muy importante, que la comunicación ayuda, pero cada vez más la comunicación tradicional pierde efectividad ante el nuevo consumidor, cansado de recibir impactos a diario.

Pero en definitiva, si aislamos parte de los elementos que construyen una experiencia de Marca positiva y nos ofrecen el factor repetición, y facilitan el ancla, el Diseño es parte fundamental. Ya que entronca con la parte racional y emocional de nuestro ser, y contacta con nuestros sentidos mucho antes que cualquier otro factor.

El diseño por lo tanto, es uno de los principales factores que nos ayudan a construir un ancla en nuestros consumidores y nos otorgan la oportunidad de poner en marcha el resto de elementos que contribuirán a que esa ancla se quede fija o se mueva de sitio.
El hecho de que una marca cuide el diseño puede no ser suficiente para garantizar el éxito, pero el descuidarlo puede garantía de fracaso.

Fuente: www.branzai.com